Los peces no tienen ombligo
Imprimir

Un ombligo es el símbolo del principio del mundo. Un ombligo es un misterio, una cosicosa, un tatuaje, un enredo, un recuerdo, un estupendo e íntimo intríngulis...

Y para Ángel, preguntarse y preguntar es un ejercicio tan recomendable como admitir la evidencia de que en nuestro propio cuerpo se inicia el punto de partida, la aventura que conduce hacia una escalera de caracol, repleta de helicoidales y cosmogónicos interrogantes.

 

 


Editorial La Galera. Colección Grumetes. 2000.

Traducido al catalán. 2000.